A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

El trabajo y el embarazo

¡Felicitaciones por su embarazo! Si trabaja, se preguntará si puede continuar trabajando mientras esté embarazada. Muchas mujeres lo hacen sin problemas. El embarazo produce muchos cambios en su cuerpo. Su capacidad de continuar trabajando dependerá de su estado de salud general, la salud de su bebé no nacido y el tipo de trabajo que hace. Es seguro continuar con algunos trabajos durante el embarazo. Hay otros trabajos en los que es posible que pueda continuar al comienzo del embarazo. Pero más adelante, es posible que deba cambiar algunas tareas o dejar de hacerlas. En ocasiones, quizás deba cambiar su cronograma u horas de trabajo. Si sigue trabajando, el objetivo es resguardar la salud y la comodidad.

Trabajos de oficina

La mayoría de los trabajos en un escritorio y una computadora son seguros durante el embarazo. Sin embargo, debido a la acumulación de líquido durante el embarazo, algunas mujeres contraen el síndrome del túnel carpiano. Eso podría hacer que sea más difícil trabajar con el teclado. A medida que cambian el cuerpo y la postura, la tensión en la espalda, el cuello y los hombros también pueden volverse un problema si está sentada todo el día. Si está embarazada y trabaja en un escritorio o con la computadora, estos consejos pueden ser útiles:

  • Descanse con frecuencia. Levántese y camine un poco a fin de mejorar la circulación sanguínea y reducir la hinchazón.

  • Use una almohada o almohadón para dar apoyo a la parte inferior de la espalda.

  • Use posiciones adecuadas de manos y brazos cuando use la computadora. Use un apoyamuñecas si trabaja con el teclado y el mouse.

  • Use el manos libres del teléfono para aliviar la tensión en el cuello y en los hombros.

  • No cruce las piernas ni los pies.

Trabajo de pie

Los trabajos que requieren que esté parada por períodos prolongados pueden ser difíciles para el cuerpo de la embarazada y provocar dolor en la espalda y las piernas, particularmente en la última etapa del embarazo. Estar de pie por períodos prolongados también puede reducir el flujo sanguíneo al bebé y retrasar su crecimiento. Si tiene que estar parada, pruebe estos consejos:

  • Use un taburete bajo o una caja para apoyar el pie a fin de aliviar el dolor de espalda.

  • Pregunte si se puede sentar en un taburete alto en vez de estar parada. 

  • Tome descansos frecuentes. Si es posible, siéntese con los pies levantados.

  • Use un buen calzado cómodo, que le quede bien y de taco bajo.

Trabajos que implican tareas pesadas

Si tiene un trabajo que a menudo requiere levantar, empujar o jalar objetos pesados u otras tareas físicas, hable con su proveedor de atención médica si es seguro que siga haciéndolo. Los síntomas del embarazo, como los mareos y el cansancio extremo, pueden hacer que algunos trabajos físicos sean peligrosos. A medida que cambia su centro de gravedad, puede verse afectado su sentido del equilibrio y hacer que sea más propensa a caerse. 

Riesgos del entorno

Si trabaja con sustancias químicas, radiación, metales pesados, gases o agentes biológicos (virus, bacterias, hongos o parásitos) es posible que tenga que tomar medidas de seguridad adicionales durante el embarazo. Algunos agentes peligrosos se introducen en la sangre de la madre y pueden pasar al feto. Otros pueden afectar la salud de la madre o dañar al feto directamente. Hable con su proveedor de atención médica acerca de cualquier preocupación específica que tenga. Pregunte si debería usar ropa que la proteja. Siempre siga todos los procedimientos de seguridad.

Si trabaja en un ambiente muy caliente o muy frío, o está expuesta a ruidos fuertes, es posible que tenga que ajustar sus tareas laborales para evitar esos extremos.

Viajes por trabajo

Si su empleo implica viajar, procure programar los viajes durante la etapa media del embarazo (entre las 14 y las 28 semanas). Este es momento más seguro para viajar y en el que se espera que los síntomas de los primeros meses del embarazo se hayan aliviado, pero aún no habrá aumentado tanto de peso ni estará tan incómoda. No se recomiendan los viajes en avión después de las 36 semanas de embarazo.  Cuando viaje en avión, tenga presentes estos consejos:

  • Procure reservar una asiento en el pasillo para poder levantarse y caminar y para poder tener acceso fácil al baño.

  • Use el cinturón de seguridad debajo del abdomen, a lo largo de los huesos de la cadera.

  • Coma porciones más pequeñas de comida.

  • Si viaja fuera del país, asegúrese de tener al día todas las vacunas que necesite. No viaje a zonas donde haya riesgo de malaria ni un brote de Zika.

Si viaja en automóvil, limite el tiempo que conduce a no más de 5 o 6 horas. Pare con frecuencia para estirar las piernas. Use siempre el cinturón de seguridad.

Hable con su proveedor de atención médica si tiene alguna pregunta o inquietud acerca del trabajo durante el embarazo.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather Trevino
Revisor médico: Irina Burd MD PhD
Última revisión: 10/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.