A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Índice de TemasBiblioteca Índice
Pulse una letra para ver una lista de trastornos que comienzan con esa letra.
Haga clic en 'Índice de Temas' para volver al índice para el tema actual.
Haga clic en 'Biblioteca Índice' para volver a la lista de todos los temas.

Síndrome del intestino corto en los niños

¿Qué es el síndrome del intestino corto en los niños?

El síndrome del intestino corto ocurre cuando el cuerpo tiene dificultades para absorber los nutrientes de los alimentos debido a un problema del intestino delgado. Suele producirse en los niños a los que se les extirpó una porción importante de intestino delgado. Esta afección compleja puede poner en peligro la vida de algunos bebés y niños.

El intestino delgado es un órgano largo que forma asas y conecta el estómago con el intestino grueso. La digestión comienza en el estómago, pero la mayor parte de este proceso ocurre en el intestino delgado, porción que también absorbe los nutrientes. El término intestino, a secas, hace referencia al intestino delgado y al intestino grueso juntos.

Su hijo puede tener problemas cuando se le extirpa la mitad o más del intestino delgado. Es posible que el niño no pueda absorber la cantidad suficiente de agua, vitaminas y otros nutrientes, lo que puede causarle problemas y síntomas nutricionales graves.

También puede aumentar el riesgo de su hijo de tener el síndrome del intestino corto. Cuanto más intestino delgado se le extirpa, mayor es la probabilidad del niño de tener problemas graves.

Diferentes partes del intestino delgado absorben distintos nutrientes. Si a su hijo le extirpan la última porción del intestino delgado, puede tener problemas nutricionales porque la primera parte no puede absorber todos los nutrientes. Tener la válvula ileocecal entre el intestino delgado y el grueso también marca una gran diferencia en la salud de su hijo. A algunos niños con el síndrome del intestino corto también se les extirpó parte del intestino grueso, lo que deriva en más problemas.

El síndrome del intestino corto congénito (desde el nacimiento) es muy poco frecuente. La causa subyacente suele ser diferente entre los recién nacidos y los adultos.

¿Cuáles son las causas del síndrome del intestino corto en los niños?

Un problema con el que su hijo nace (es congénito) puede impedir la correcta formación del intestino delgado, lo que puede causar el síndrome del intestino corto en los recién nacidos.

El síndrome del intestino corto en los bebés puede deberse a afecciones que requieren la extirpación de parte del intestino delgado. Los problemas que dañan el intestino delgado de manera permanente también pueden causar los síntomas del síndrome del intestino corto.

Algunas de las causas de esta afección en los bebés pueden incluir las siguientes:

  • Células muertas en los intestinos (enterocolitis necrotizante)

  • Una obstrucción en una parte del intestino delgado llamada íleo (íleo meconial) que ocurre cuando las primeras heces sólidas que un recién nacido defeca son más espesas y pegajosas que lo normal 

  • Anomalías en la pared abdominal

  • Rotación intestinal (vólvulo)

  • Problemas intestinales presentes en el momento del nacimiento (congénitos)

  • Problemas graves para absorber los nutrientes

  • Problemas de desplazamiento de la comida digerida a través de los intestinos

Más adelante en la niñez, hay otras causas comunes del síndrome del intestino corto, las cuales pueden incluir la inflamación del revestimiento del tubo digestivo (enfermedad de Crohn) y traumatismo intestinal.

¿Cuáles son los niños que corren riesgo de tener el síndrome del intestino corto?

Su hijo tiene un riesgo más alto de tener el síndrome del intestino corto si sufre determinados problemas de salud, entre ellos, enterocolitis necrotizante.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del intestino corto en los niños?

Los síntomas del síndrome del intestino corto en los niños incluyen los siguientes:

  • Diarrea

  • Deshidratación

  • Aumento de peso deficiente

  • Vómitos recurrentes

  • Cólicos

  • Acidez estomacal

  • Agotamiento físico

  • Intolerancias alimentarias

Los síntomas varían en función de la parte y de la cantidad de intestino que se extirpó.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del intestino corto en los niños?

Si a su hijo le extirparon una porción importante del intestino delgado, el proveedor de atención médica del niño estará atento a la aparición del síndrome del intestino corto. Si su hijo tiene antecedentes de cirugías y síntomas del síndrome del intestino corto, es probable que tenga la afección. Diagnosticar el síndrome del intestino corto puede ser más difícil si su hijo nace con la afección.

El proveedor de atención médica del niño puede descartar otras causas de los síntomas de su hijo. Este profesional realizará una exploración y le hará preguntas sobre los síntomas del niño. Puede que su hijo también necesite otras pruebas que pueden incluir las siguientes:

  • Análisis de sangre básicos para ver si tiene infecciones o anemia y revisar los niveles de electrolitos

  • Pruebas para controlar las deficiencias nutricionales

  • Análisis de las heces para saber si su hijo absorbe la cantidad suficiente de grasa

  • Radiografías, tomografía computarizada o ecografía del abdomen de su hijo para detectar la presencia de complicaciones

  • Endoscopia para observar el esófago, el estómago y la primera porción del duodeno de su hijo

  • Colonoscopia para observar el colon de su hijo

¿Cómo se trata el síndrome del intestino corto en los niños?

El tipo de tratamiento dependerá de la gravedad de la afección. También, del tiempo que transcurrió desde que al niño le hicieron la cirugía para extirpar el intestino delgado.

Después de la cirugía, el resto del intestino del niño se adapta lentamente y, con el tiempo, absorbe mejor los nutrientes. Este proceso puede tardar 1 o 2 años, tiempo que varía en función de la parte y la cantidad que se extirpó del intestino delgado del niño.

Su hijo probablemente recibirá alimentación a través de una vía intravenosa (parenteral) después de la cirugía, lo que significa que no comerá nada de inmediato. En cambio, recibirá los nutrientes a través de una vía colocada en la vena.

A medida que su hijo se recupere, es posible que el proveedor de atención médica comience lentamente con la alimentación enteral. Esta permite administrar nutrición líquida directamente en el estómago o el intestino delgado de su hijo a través de una sonda de alimentación. Con el tiempo, el proveedor de atención médica de su hijo intentará aumentar la alimentación enteral y reducir la parenteral. Si su hijo es un bebé, se le puede dar leche materna en la alimentación enteral.

Finalmente, es probable que el niño pueda recibir alimentación por vía oral. Tendrá que comer pequeñas cantidades con frecuencia. Se deben evitar los alimentos con alto contenido de azúcares, grasas, proteínas y fibras. Es posible que su hijo necesite más calorías que otros niños debido a la pérdida de una parte del intestino.

Algunas personas que presentan casos graves del síndrome del intestino corto deberán recibir nutrición parenteral de manera prolongada, lo que en ocasiones puede causar problemas. Si esto ocurre, es posible que su hijo necesite un trasplante de intestino delgado, o bien el proveedor de atención médica puede sugerir una cirugía que no sea de trasplante. Esto puede mejorar la forma en que su hijo absorbe los nutrientes.

Otros tratamientos para el síndrome del intestino corto:

  • Alimentación especial.

  • Antagonistas de los receptores H2 o inhibidores de la bomba de protones (PPI, por sus siglas en inglés), que son medicamentos para reducir las secreciones estomacales.

  • Medicamentos para tratar la diarrea.

  • Suplementos nutricionales adicionales, como fibra o grasa.

  • Soluciones de electrolitos que su hijo puede tomar por boca (por vía oral) o recibir a través de una vía intravenosa.

  • Medicamentos para evitar el daño hepático que se administran a los niños en la nutrición parenteral.

  • Medicamentos para ayudar a la adaptación del intestino delgado.

¿Cuáles son las complicaciones posibles del síndrome del intestino corto en los niños?

Esta afección puede causar problemas graves. El proveedor de atención médica de su hijo estará atento a las complicaciones e intentará tratar los problemas en cuanto se presenten. Las complicaciones dependen de la parte y de la cantidad de intestino que se extirpó.

Si el tratamiento de los problemas no es el adecuado, su hijo puede tener diarrea, lo que puede causar deshidratación, descenso de peso y desnutrición e, incluso, la muerte.

Entre otras complicaciones se incluyen las siguientes:

  • Enfermedad hepática. Puede ocurrir por el uso prolongado de la nutrición parenteral. En contadas ocasiones, es posible que su hijo necesite un trasplante de hígado.

  • Quizás haya que extirparle al niño la vesícula biliar.

  • Crecimiento excesivo de las bacterias del intestino delgado, lo que puede llevar al empeoramiento de los síntomas del síndrome del intestino corto del niño.

  • Deficiencias de nutrientes. Los problemas específicos dependen de los nutrientes cuyos niveles son bajos. Por ejemplo, algunos niños sufren la pérdida temprana de la masa ósea debido a la mala absorción del calcio y otros nutrientes.

  • Cálculos renales que se deben al exceso de oxalato en la orina del niño.

  • Infecciones. Las sondas que se usan para la alimentación pueden infectarse.

  • Úlcera péptica. Se trata de una lesión en el revestimiento interno del estómago o del intestino delgado por el exceso de ácido estomacal.

Siga las indicaciones del proveedor de atención médica de su hijo respecto de la dieta y los medicamentos. Si lo hace, su hijo tendrá menos riesgo de sufrir problemas.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene diarrea o vómitos intensos. Es posible que el niño deba ir al hospital para recibir líquidos por vía intravenosa para su rehidratación. También debe llamar el proveedor de atención médica si su hijo tiene síntomas nuevos.

El cuidado de su hijo puede ser complejo y resultar abrumador. Es importante que hable con sus proveedores de atención médica si no puede lidiar con el estrés que le genera el cuidado. Ellos lo ayudarán a encontrar apoyo y otros recursos.

Información importante sobre el síndrome del intestino corto en los niños

  • El síndrome del intestino corto ocurre cuando el cuerpo tiene dificultades para absorber los nutrientes de los alimentos debido a un problema del intestino delgado. Suele producirse en los niños a los que se les extirpó una porción importante de intestino delgado.

  • Los principales síntomas del síndrome del intestino corto en los niños incluyen diarrea y dificultad para subir de peso.

  • Después de la cirugía, es probable que su hijo reciba los nutrientes a través de una vena, lo que se conoce como nutrición parenteral. Luego, probablemente, su hijo recibirá nutrición líquida directamente en el estómago o el intestino delgado a través de una sonda de alimentación. Con el tiempo, tal vez su hijo pueda comer normalmente.

  • El síndrome del intestino corto puede causar problemas, que son más probables en los niños que requieren nutrición parenteral prolongada. Puede que su hijo necesite un trasplante de intestino delgado.

  • El cuidado de su hijo puede resultar abrumador. Debe hablar con sus proveedores de atención médica si no puede lidiar con el estrés que le genera el cuidado.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la visita y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le da para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo esto ayudará a su hijo. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento o si no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si su hijo tiene una visita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

Revisor médico: Jen Lehrer MD
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 12/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.