El asma de su hijo: ataques de asma

¿Qué ocurre durante un ataque de asma?

Los niños con asma tienen episodios graves o ataques de asma cuando se estrechan las vías respiratorias en los pulmones. Esto dificulta la respiración. Las vías respiratorias sensibles reaccionan ante determinadas factores que se llaman desencadenantes. Los desencadenantes pueden causar lo siguiente:

  • La inflamación e hinchazón del revestimiento de las vías respiratorias (los bronquios)

  • La contracción de los músculos que rodean las vías respiratorias

  • La producción de más mucosidad

  • Menos movimiento de aire a través de los pulmones

Bronquiolo normal, un bronquiolo apretado con asma y un bronquiolo restringido por exceso de mucosidad durante un ataque de asma.

Su hijo podría tener los siguientes síntomas de un ataque de asma:

  • Dificultad para respirar. Su hijo puede respirar más rápido que lo normal. O quizá use músculos que no suele usar para respirar. Esto puede hacer que la zona debajo de las costillas o entre estas se meta hacia adentro o que el abdomen sobresalga (retracciones).

  • Opresión en el pecho

  • Tos

  • Sibilancias o silbido al exhalar (las sibilancias pueden estar ausentes en los ataques muy graves)

  • Síntomas que despiertan a su hijo o no lo dejan dormir

  • Dificultades para caminar o hablar

Asegúrese de saber qué hacer si los síntomas de su hijo empeoran. Siempre tenga a mano los medicamentos para el asma y el plan de acción para controlar el asma en caso de un ataque. Si su hijo no recibe tratamiento de inmediato durante un ataque, podría dejar de respirar o, incluso, morir. El equipo de atención médica de su hijo puede enseñarle cómo responder ante los ataques y mantener a su hijo más seguro.

Revisor médico: Amy Finke RN BSN
Revisor médico: Deborah Pedersen MD
Revisor médico: Jessica Gotwals BSN MPH
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.