Si su hijo tiene dificultades para adaptarse después de una lesión por quemadura

Síntomas de que su hijo puede estar teniendo dificultades para adaptarse

Es muy difícil sobrellevar las emociones en épocas de estrés. Los niños tienen menos herramientas para afrontar el estrés debido a su poca experiencia de vida. Estas son algunas señales de que su hijo puede estar teniendo dificultades:

  • Comportamiento nervioso, como llanto o succión del dedo pulgar.

  • Alteración en sus hábitos normales de alimentación, sueño o baño.

  • Ansiedad por separación (aferrarse a alguien, negarse a dormir solo o querer estar en brazos todo el tiempo).

  • Problemas del sueño y pesadillas.

  • Lapsus en el entrenamiento para ir al baño o en la habilidad para vestirse o alimentarse de forma autónoma. Por ejemplo, un niño que ha aprendido a ir al baño puede comenzar a tener accidentes. 

  • Retraimiento de sus familiares o amigos. 

  • Menos confianza en sí mismo.

  • El niño hace comentarios negativos sobre sí mismo.

  • Agresión verbal y física.

  • Episodios repetidos de tristeza.

  • Representación de eventos traumáticos en los momentos de juego.

  • Problemas de concentración. 

  • Alteraciones en el comportamiento (un niño tranquilo puede volverse frenético y el niño energético puede volverse letárgico).

  • Problemas físicos, como dolores de cabeza dolores de estómago o mareos.

  • Más dependencia de los padres o cuidadores.

  • Resentimiento por la injusticia de una situación, echar culpas.

  • Dificultades con los pares.

  • Expectativas poco realistas sobre sí mismo y sobre los demás.

  • Inquietudes con la imagen corporal.

  • Frustración y rebelión.

  • Negativa a confiar o a abrirse a los demás.

  • Sensación de desesperanza, de que la vida no tiene sentido.

  • Depresión.

  • Control deficiente de los impulsos (se frustra fácilmente).

  • Alcoholismo y drogadicción.

Preste atención a la actividad de su hijo en las redes sociales y a cualquier posibilidad de acoso cibernético. Consulte con especialistas en tecnología si no tiene claro cómo supervisar y proteger la presencia virtual de su hijo. Además, colabore estrechamente con los docentes de su hijo para garantizar un entorno escolar seguro y respetuoso.

Cualquier comportamiento anormal y constante debe informarse a un proveedor de salud mental. Si está preocupado o no tiene claro qué hacer a continuación, a menudo es útil obtener ayuda profesional. Si uno o más de estos comportamientos continúa durante un período largo, es posible que se necesite ayuda profesional.

Comuníquese con el proveedor de atención médica de su hijo para hablar sobre estas alteraciones o para solicitar una derivación a un psicólogo o psiquiatra. Si los problemas de comportamiento son lo suficientemente graves, vaya a la sala de emergencias. Si su hijo habla de suicidio y tiene un plan y los medios para llevarlo a cabo, llévelo al departamento de emergencias o llame a la Línea Directa Nacional de Prevención del Suicidio (800-273-8255) de inmediato. Tome en serio todos los comentarios sobre el suicidio.

Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 12/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.