Electromiografía

¿Qué es una electromiografía?

La electromiografía (EMG) es una prueba que permite medir la respuesta muscular o la actividad eléctrica en respuesta a la estimulación nerviosa de un músculo. Se utiliza para ayudar a detectar problemas musculares y nerviosos.

Durante la prueba, el proveedor de atención médica insertará una pequeña aguja (también llamada electrodo) a través de su piel hacia dentro del músculo. La actividad eléctrica detectada por los electrodos luego puede verse en un monitor en la forma de ondas. Para que la actividad pueda oírse, se usa un amplificador de audio. A menudo se examinan varios músculos al mismo tiempo. La cantidad y ubicación de los músculos dependerá de lo que el proveedor de atención médica esté buscando.

En la electromiografía se mide la actividad eléctrica del músculo en reposo, con una contracción leve y con una contracción fuerte. Normalmente, el tejido muscular no genera señales eléctricas mientras está en reposo. Cuando se introduce un electrodo, puede observarse un período breve de actividad. Sin embargo, no debería haber ninguna señal después de eso.

Después de que se coloca el electrodo, le pedirán que contraiga el músculo, por ejemplo, levantando o doblando la pierna. El potencial de acción (tamaño y forma de la onda) que esa acción genera en el monitor da información sobre cómo el músculo responde a la estimulación nerviosa. Cuando usted contrae el músculo con mayor fuerza, se activan más y más fibras musculares que generan más potenciales de acción.

Si el músculo está sano, no mostrará ninguna actividad eléctrica (ninguna señal de potencial de acción) durante el reposo. Solo mostrará actividad eléctrica cuando se contraiga. Pero si el músculo está dañado o ha perdido el aporte de los nervios, es posible que muestre actividad eléctrica anormal durante el reposo. Cuando se contrae, su actividad eléctrica puede generar trazados anómalos.

Un resultado anormal de una electromiografía puede ser indicio de un trastorno muscular o nervioso, por ejemplo:

  • Polimiositis. Se trata de una enfermedad muscular inflamatoria que reduce la fuerza muscular.

  • Distrofia muscular. Esta es una enfermedad genética crónica que deteriora lentamente la forma en que trabajan los músculos.

  • Miastenia grave. Es un trastorno genético o inmunitario que tiene lugar en el punto en que los nervios se conectan con los músculos.

  • Miotonía o rigidez muscular.

  • Daño o enfermedad del nervio motor, como el que puede verse con la neuropatía (enfermedad de los nervios).

  • Nervio pinzado como, por ejemplo, en el síndrome del túnel carpiano o nervio pinzado en la columna vertebral (radiculopatía).

Una prueba relacionada que se hace con frecuencia es la de velocidad de la conducción nerviosa. Se la llama también estudio de la conducción nerviosa. En el estudio de conducción nerviosa, se mide la velocidad de la conducción de un impulso eléctrico a través de un nervio. Este estudio permite determinar si los nervios están dañados. Con frecuencia se hace durante la misma visita en la que se hace la electromiografía. Ambas pruebas ayudan a detectar enfermedades que dañan los nervios y los músculos.

¿Por qué podría necesitar una electromiografía?

La electromiografía a menudo se utiliza con la velocidad de la conducción nerviosa para detectar problemas musculares y nerviosos. Lo más conveniente es usar ambas al mismo tiempo, dado que juntas, estas pruebas permiten detectar trastornos de los nervios, los músculos o ambos.

La EMG puede hacerse para encontrar la causa de ciertos síntomas, como debilidad, deformidad, rigidez y encogimiento de los músculos.

También puede usarse para detectar muchos problemas, como, por ejemplo:

  • Problemas motores, como movimientos involuntarios de los músculos

  • Compresión o lesión de un nervio, como en el caso del síndrome del túnel carpiano

Vista de la palma de la mano, donde puede verse el túnel carpiano en la muñeca.

  • Lesión de la raíz nerviosa, como en el caso del nervio ciático

  • Degeneración muscular, por ejemplo, distrofia muscular

Puede haber otras razones por las que su proveedor de atención médica le recomiende una electromiografía.

¿Cuáles son los riesgos de la electromiografía?

Es posible que sienta una molestia cuando los electrodos se inserten en los músculos. Puede sentirlo como si lo pincharan con una aguja de acupuntura. Luego, el músculo estará dolorido durante unos días. Es posible que se forme un moretón donde se hizo el pinchazo.

La inserción de los electrodos también puede generar resultados falsos en una biopsia de músculo o durante los análisis de sangre en los que se miden enzimas musculares.

La electromiografía quizá requiera precauciones especiales cuando se realice en personas que están recibiendo anticoagulantes (como la warfarina). Eso es porque los electrodos de aguja pueden causar sangrado dentro del músculo.

Es posible que haya otros riesgos, según el problema de salud específico. No dude en hablar con su proveedor de atención médica sobre cualquier inquietud que tenga antes de la prueba.

¿Cómo me preparo para una electromiografía?

Pregunte a su proveedor de atención médica qué es lo que debe hacer antes de la prueba. A continuación se incluye una lista de los pasos frecuentes que tal vez le pidan seguir:

  • El proveedor de atención médica le explicará en qué consiste la prueba y usted podrá hacer preguntas.

  • Le pedirán que firme un formulario de consentimiento, en el que dará su permiso para que se realice la prueba. Lea el formulario atentamente y haga las preguntas que necesite si algo no está claro.

  • En general, no es necesario estar en ayunas antes de la prueba En algunos casos, puede que se restrinjan los cigarrillos y las bebidas con cafeína como el café, el té y las bebidas de cola entre 2 y 3 horas antes de la prueba.

  • Informe a su proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y los suplementos a base de hierbas que esté usando.

  • Avísele a su proveedor de atención médica si tiene un marcapasos o algún otro dispositivo implantado, por ejemplo, uno de estimulación cerebral profunda.

  • Use prendas de vestir que permitan acceder al área en la que deberá hacerse la prueba o que pueda quitarse fácilmente.

  • Suspenda el uso de lociones o aceites en la piel unos días antes de la prueba o, al menos, el día del examen.

  • Es posible que se le recete un sedante o un analgésico para que tome antes de la prueba. En ese caso, necesitará que alguien lo lleve luego de regreso a casa.

  • El proveedor de atención médica quizá le pida otras preparaciones específicas, en función de su problema de salud.

¿Qué sucede durante una electromiografía?

La electromiografía puede realizarse en forma ambulatoria o mientras usted está hospitalizado. Los pasos que se seguirán variarán según su afección y las prácticas del proveedor de atención médica. Hable con su proveedor de atención médica acerca qué es lo que pasará durante la prueba.

La electromiografía la hace un proveedor de atención médica que se especializa en trastornos nerviosos. Suele ser un neurólogo o un psiquiatra.

A menudo, la electromiografía se hace inmediatamente después del estudio de conducción nerviosa.

En general, el proceso que se sigue en una electromiografía es el siguiente:

  1. Se le pedirá que se quite toda prenda de vestir, alhaja, horquilla, anteojos, audífonos u objeto metálico que pueda interferir en la prueba.

  2. Si le piden que se quite la ropa, le darán una bata para que se coloque.

  3. Se le pedirá que se siente o se recueste para la prueba.

  4. El neurólogo buscará los músculos que desea estudiar.

  5. Se limpiará la piel con una solución antiséptica. Luego, se insertará una aguja muy delgada y estéril en el músculo. Se le colocarán uno o dos electrodos de alambre sobre la piel. Con frecuencia, la misma aguja se utiliza para examinar varios lugares.

  6. Es posible que la prueba requiera la inserción de varias agujas. La colocación del electrodo puede causarle algo de dolor leve. Sin embargo, en general, no duele.

  7. Si siente dolor durante la prueba, avísele al técnico que lo examina, dado que esa situación puede interferir en los resultados.

  8. Se le pedirá que relaje y luego contraiga el músculo levemente o con fuerza.

  9. Se medirá la actividad eléctrica del músculo cuando está trabajando, y esa actividad se observará en el monitor. También puede usarse un amplificador de audio, de modo tal que se verifiquen el aspecto y el sonido de los potenciales eléctricos. Si la grabadora está conectada al amplificador de audio, quizá pueda oír un sonido similar al de granizo sobre un techo de lata cuando contraiga el músculo.

¿Qué sucede después de la electromiografía?

Después de la prueba, se quitarán los electrodos. Es posible que le den algún calmante. Puede ser que también se le coloquen compresas calientes en el área afectada.

El músculo puede quedar algo dolorido durante uno o dos días después de la prueba. Informe a su proveedor de atención médica si tiene cualquiera de los siguientes síntomas en el lugar de la inserción de la aguja:

  • Dolor que aumenta

  • Sensibilidad

  • Hinchazón

  • Pus

En función de su situación personal, es posible que el proveedor de atención médica le dé otras instrucciones después de la prueba.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Joseph Campellone MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 2/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.