A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Estimulador del nervio vago

¿Qué es un estimulador del nervio vago?

Un estimulador del nervio vago (“VNS”, por sus siglas en inglés) es un dispositivo que puede ayudar a prevenir las convulsiones. Tiene dos partes: un generador de impulsos y cables. El generador de impulsos queda ubicado en su pecho, debajo de su piel. Los cables van del generador hasta el nervio vago en su cuello.

Este dispositivo es parecido a un marcapasos. El generador de impulsos genera señales eléctricas de baja energía, y los cables llevan esas señales al nervio vago. El generador de impulsos es programable través de la piel, por lo que puede cambiar la intensidad, duración y frecuencia de los impulsos, según sea necesario.

El nervio vago es un nervio largo que viaja desde el cerebro, a través de su cuello y hacia el interior del tórax y el abdomen. Tiene ramificaciones que llegan a sus cuerdas vocales, a algunos de los músculos de su garganta y a otros órganos dentro de su cuerpo. Usted tiene uno del lado izquierdo y otro del derecho. Las puntas de los cables del estimulador del nervio vago se enroscan alrededor de su nervio vago izquierdo.

La mayor parte de las fibras del nervio vago llevan señales a su cerebro. Una vez que las señales llegan al cerebro, viajan a través de sus ambos lados. Un número más pequeño de las fibras del nervio vago transportan señales desde el cerebro.

Además de ayudar a prevenir las convulsiones, un VNS puede mejorar el humor. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado estos dispositivos para la depresión recurrente o crónica que no ha respondido a los antidepresivos.

¿Por qué podría necesitar un estimulador del nervio vago?

Si tiene convulsiones debido a la epilepsia, su médico puede recomendarle medicamentos para ayudar a controlar sus síntomas. Si continúa teniendo convulsiones, incluso cuando toma los medicamentos, o si tiene efectos secundarios importantes, podría tener sentido considerar otras opciones de tratamiento. Estas pueden incluir una dieta cetogénica (una dieta alta en grasas y baja en hidratos de carbono), someterse a una cirugía cerebral o recibir un VNS.

Hay algunos motivos por los que podría necesitar un VNS, como por ejemplo:

  • Sus medicamentos no controlan sus convulsiones

  • No puede seguir una dieta cetónica.

  • Sigue teniendo convulsiones aunque consuma una dieta cetogénica.

  • No quiere someterse a la cirugía.

  • Usted no es candidato para la cirugía

  • Se sometió a una cirugía, pero todavía tiene convulsiones.

Obtener un VNS también tiene sentido para algunas personas que tienen depresión. Si tiene depresión, el médico puede recomendarle una combinación de cambios de estilo de vida, medicamentos y terapia. También es posible que su médico le indique que vaya a un psiquiatra Si ha intentado varios tipos de tratamiento y todavía tienen depresión severa, puede beneficiarse de un VNS.

¿Cuáles son los riesgos de un estimulador del nervio vago?

La mayoría de las personas tienen muy buenos resultados cuando reciben un VNS. Sin embargo, como con cualquier tratamiento, conseguir un VNS tiene algunos riesgos. Las complicaciones debido a la colocación del VNS no son comunes, pero pueden incluir:

  • Infección

  • Dolor

  • Cicatrices

  • Sangrado

  • Parálisis temporal de una cuerda vocal (poco frecuente)

La complicación más común de un VNS una vez que está en uso es la ronquera. Otras complicaciones menos frecuentes, pueden incluir:

  • Tos

  • Dolor de garganta

  • Dificultades para tragar

  • Falta de aire (dificultad para respirar)

  • Hormigueo

  • Náuseas y vómitos

  • Empeoramiento de la apnea del sueño en las personas que ya la tienen

  • Aparición de apnea del sueño en las personas que tienen riesgo de tenerla

La mayoría de los efectos secundarios de un estimulador del nervio vago mejorarán o se resolverán al hacerle ajustes al dispositivo. Si tiene apnea del sueño, puede ayudar usar una máquina de presión positiva continua (“CPAP”, por sus siglas en inglés) mientras duerme.

Hay algunos otros riesgos potenciales relacionados con el dispositivo. Puede que no funcione correctamente si uno de los cables se rompe, si los cables no están en la posición correcta o si el generador de impulsos funciona incorrectamente. Estas son complicaciones poco frecuentes, sin embargo.

Con el tiempo, se irá gastando la energía de la batería. Es importante reemplazar la batería antes de que se le acabe toda la energía.

¿Cómo me preparo para un estimulador del nervio vago?

La colocación de un VNS es un procedimiento quirúrgico. Hable con su médico sobre cómo prepararse para su colocación.

Dígale a su médico todos los medicamentos que toma, incluso los de venta libre como la aspirina. Consulte si debe suspender alguno de ellos antes. Infórmele a su médico si tiene alergias a algún medicamento. También analice su historia clínica, incluido si ha tenido problemas recientes, como fiebre o si cree que puede estar embarazada.

En algunos casos, puede que necesite pruebas adicionales antes del procedimiento. Estas podrían incluir:

  • El monitoreo con un video electroencefalograma para caracterizar y localizar las convulsiones

  • Radiografías de tórax y electrocardiograma (ECG) para asegurarse de que su corazón y pulmones sean normales

  • Análisis de sangre, para asegurarnos de que esté saludable.

Necesitará evitar los alimentos y las bebidas a partir de la medianoche anterior a su procedimiento. También tendrá que hacer arreglos para que alguien lo lleve a casa desde el hospital o centro quirúrgico.

¿Qué ocurre durante la colocación de un estimulador del nervio vago?

Su médico puede explicarle los detalles de su cirugía. Un neurocirujano, un cirujano vascular, o un otorrinolaringólogo (un médico especializado en afecciones de oído, nariz y garganta) y un equipo de otros profesionales de la salud le colocarán su VNS. Es probable que le administren anestesia general (medicamento para adormecer), que le hará dormir para que no sienta dolor o molestias durante el procedimiento. Probablemente pueda regresar a casa el mismo día.

  • Es posible que tenga que tomar antibióticos para ayudar a prevenir infecciones.

  • Su equipo de atención médica vigilará atentamente sus signos vitales, como su frecuencia cardíaca y su presión arterial, antes, durante y después del procedimiento.

  • Después de limpiarle el lado izquierdo de su cuello y el tórax, el cirujano hará una pequeña incisión en cada punto.

  • Luego apartará los tejidos y los músculos de su cuello para poder alcanzar su nervio vago izquierdo.

  • Creará entonces un pequeño bolsillo entre los músculos y la piel de su pecho.

  • Creará un túnel, pasará los cables a través del túnel y envolverá los extremos alrededor de su nervio vago.

  • Una vez que el equipo haya conectado los cables al generador de impulsos, pondrán a prueba el VNS.

  • El cirujano colocará el generador de impulsos en el bolsillo de su tórax y cerrará su piel quirúgicamente.

  • Su equipo de atención médica lo llevará desde el quirófano a la sala de recuperación para su posterior monitoreo.

¿Qué ocurre después de la colocación de un estimulador del nervio vago?

Hable con su médico sobre lo que puede esperar después de su cirugía. Su equipo médico seguirá vigilándolo muy de cerca mientras se recupera. Cuando se despierte, es posible que tenga dolor o náuseas. Si es así, los medicamentos pueden ayudar a que desaparezcan. Puede volver a comer normalmente tan pronto como sea capaz de hacerlo. Después de que se sienta más despierto y se sienta bien, alguien puede llevarlo a su casa. Su cirujano puede darle una receta para analgésicos.

Vigile sus heridas mientras sanan. Es posible que vea una cantidad pequeña de supuración de estas. Esto es normal durante los primeros días. Avise enseguida a su médico si nota un aumento del enrojecimiento, de la hinchazón o de la supuración de su incisión, si tiene fiebre alta o dolor intenso.

Asegúrese de asistir a todas sus citas de control para que su médico pueda vigilar su progreso. Alrededor de dos semanas después de su cirugía, su médico encenderá su VNS. Una vez que su médico lo haya encendido, puede cambiar su configuración durante sus visitas de seguimiento, si es necesario.

Converse con su médico sobre cómo utilizar mejor su estimulador del nervio vago. Si tiene auras antes de sus convulsiones, es probable que pueda usar un imán para activar su VNS. Esto puede alterar o evitar que se presente una convulsión. (Las auras son síntomas que aparecen antes de una convulsión). También debe hablar con su médico sobre qué debe evitar una vez que tenga colocado su VNS. Por ejemplo, es posible que no pueda realizarse algunos tipos de estudios de imágenes por resonancia magnética (MRI) o ciertos tratamientos térmicos, que incluyan onda corta o microondas. Continuará necesitando medicamentos para controlar sus convulsiones, pero si responde muy bien a la estimulación del nervio vago, su médico puede disminuir su dosis o es posible que pueda dejar de tomar algunos de ellos. Es posible que usted note que el control de las convulsiones sigue mejorando durante los siguientes años. Quizás también note mejoras en su estado de ánimo. Puede sentirse más alerta y menos adormecido durante el día.

Finalmente tendrá que hacer que le reemplacen la batería de su VNS. Esto generalmente se puede hacer con un procedimiento ambulatorio (sin hospitalización) usando los cables que ya están colocados.

Próximos pasos

Antes de aceptar hacerse la prueba o el procedimiento, confirme si sabe lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento.

  • La razón por la que le harán la prueba o el procedimiento.

  • Qué resultados esperar y qué significan.

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o el procedimiento.

  • Cuáles son los posibles efectos secundarios o las posibles complicaciones.

  • Cuándo y dónde se hará la prueba o el procedimiento.

  • Quién le hará la prueba o el procedimiento y qué títulos o diplomas tiene esa persona.

  • Qué sucedería si no se hace la prueba o el procedimiento.

  • Si existen pruebas o procedimientos alternativos para considerar.

  • Cuándo y cómo recibirá los resultados.

  • A quién llamar después de la prueba o procedimiento si tiene alguna pregunta o problema.

  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento.

Revisor médico: Shelat, Amit, MD
Revisor médico: Turley, Ray, BSN, MSN
Última revisión: 3/1/2019
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.