A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Electroencefalograma

¿Qué es un electroencefalograma o EEG?

El electroencefalograma es una prueba que permite detectar anomalías en las ondas cerebrales o en la actividad eléctrica del encéfalo. Durante su realización, se adhieren al cuero cabelludo electrodos, que son pequeños discos metálicos con cables finos que detectan las cargas eléctricas mínimas que se producen a causa de la actividad de las células cerebrales. Las cargas se amplifican y se muestran en forma de gráfico en la pantalla de una computadora, o como un registro que puede imprimirse en papel. Luego, su proveedor de atención médica interpreta las lecturas.

Durante un electroencefalograma, su proveedor normalmente revisa la actividad registrada en unas 100 páginas o en pantallas de computadora. Presta especial atención a la forma de onda básica, pero también examina los impulsos breves de energía y las respuestas a los estímulos, como los destellos de luz.

Puede que también le hagan pruebas llamadas estudios de potenciales evocados que miden la actividad eléctrica del cerebro en respuesta a la estimulación visual, auditiva o táctil.

¿Por qué podría necesitar un electroencefalograma?

El electroencefalograma se usa para evaluar varios tipos de trastornos cerebrales. En las personas que tienen epilepsia, la actividad convulsiva se mostrará en el electroencefalograma como ondas de puntas rápidas.

Las ondas de las personas con lesiones cerebrales, que pueden deberse a tumores o a un ataque cerebral, pueden verse muy lentas en el electroencefalograma, según el tamaño y de la ubicación de la lesión.

La prueba también puede usarse para diagnosticar otros trastornos que influyen en la actividad cerebral, como la enfermedad de Alzheimer, ciertas psicosis y un trastorno del sueño llamado narcolepsia.

El electroencefalograma también puede servir para determinar la actividad eléctrica general del cerebro, por ejemplo, se lo puede usar para evaluar los traumatismos, la intoxicación por drogas o el grado de daño cerebral de los pacientes en coma. En función del lugar de la lesión, el electroencefalograma es una de las muchas pruebas que ayudan a decidir si los pacientes gravemente enfermos tienen muerte cerebral (muerte encefálica). El electroencefalograma también puede usarse para controlar el flujo de sangre en el cerebro o en los vasos sanguíneos del cuello durante la realización de cirugías.

Su proveedor puede tener otros motivos para recomendarle que se haga un electroencefalograma.

¿Cuáles son los riesgos de un electroencefalograma?

El electroencefalograma se usa desde hace muchos años y se lo considera un procedimiento seguro. La prueba no produce molestias. Los electrodos registran la actividad y no causan ninguna sensación. Tampoco hay riesgos de sufrir una descarga eléctrica.

En contadas ocasiones, el electroencefalograma puede provocar convulsiones en una persona con un trastorno convulsivo. Esto se debe a los destellos de luz o a la respiración profunda que pueden formar parte del estudio. Si tiene una convulsión, su proveedor de atención médica le administrará tratamiento de inmediato.

Puede haber otros riesgos, y esto depende de la afección específica que usted padezca. Hable con su proveedor sobre cualquier inquietud que tenga antes del procedimiento.

Hay ciertos factores o determinadas afecciones que pueden interferir en la lectura de un electroencefalograma, por ejemplo:

  • El bajo nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia) debido al ayuno.

  • Los movimientos corporales u oculares durante el estudio. Estos rara vez interferirán considerablemente en la interpretación de la prueba, si es que interfieren.

  • Las luces, especialmente si son fuertes o emiten destellos.

  • Ciertos medicamentos, como los sedantes.

  • Las bebidas que contienen cafeína, como el café, las bebidas de cola y el té. Si bien estas bebidas pueden a veces alterar los resultados del electroencefalograma, casi nunca interfieren significativamente en la interpretación de la prueba.

  • El cabello graso o el uso de fijador para el cabello.

¿Cómo me preparo para un electroencefalograma?

Su proveedor de atención médica le explicará el procedimiento, y usted puede hacer preguntas. Pregunte a su proveedor qué debe hacer antes de la prueba. A continuación se incluye una lista de los pasos frecuentes que tal vez le pidan seguir:

  • Le pedirán que firme un formulario de consentimiento para autorizar a que se realice el procedimiento. Lea el formulario atentamente y haga las preguntas que necesite si algo no está claro.

  • Lávese el cabello con champú, pero no se ponga acondicionador la noche antes de la prueba, ni tampoco use productos para el peinado, como fijador o gel.

  • Informe a su proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos con o sin receta, y los suplementos a base de hierbas que esté tomando.

  • Deje de tomar los medicamentos que pueden interferir en la prueba si su proveedor le indicó hacerlo. No suspenda ningún medicamento sin hablar primero con su proveedor.

  • No consuma alimentos ni bebidas con cafeína durante 8 a 12 horas antes de la prueba.

  • Siga las indicaciones de su proveedor en lo que respecta a reducir la cantidad de horas que duerme la noche anterior al estudio. En algunos electroencefalogramas es necesario dormir durante el procedimiento y en otros no. Si el electroencefalograma se hará durante el sueño, no se permite a los adultos dormir más de 4 a 5 horas la noche previa a la prueba, y a los niños, más de 5 a 7 horas.

  • No haga ayuno la noche anterior ni el día del procedimiento. El nivel bajo de azúcar en la sangre puede influir en los resultados.

  • En función de su afección, puede que su proveedor le indique otras preparaciones específicas.

¿Qué sucede durante un electroencefalograma?

El electroencefalograma puede hacerse de forma ambulatoria o mientras usted está hospitalizado. Los procedimientos varían según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica. Hable con su proveedor sobre lo que puede esperar.

En general, para un electroencefalograma se siguen estos pasos:

  1. Se le pedirá que se relaje en un sillón reclinable o que se recueste en una cama.

  2. Le adherirán unos 16 a 25 electrodos al cuero cabelludo con un pegamento especial o le colocarán un gorro con los electrodos.

  3. Le pedirán que cierre los ojos, que se relaje y que no se mueva.

  4. Cuando comience el registro, deberá permanecer inmóvil durante todo el estudio. Su proveedor puede vigilarlo a través de una ventana desde una sala contigua para observar cualquier movimiento que pueda dar lugar a una lectura inexacta, como tragar o parpadear. El registro puede detenerse de vez en cuando para permitirle descansar o cambiar de posición.

  5. Después de que su proveedor realice el registro inicial mientras usted está en reposo, tal vez le haga pruebas con varios estímulos para producir la actividad de las ondas del cerebro que no aparece mientras está en reposo. Por ejemplo, puede pedirle que respire profunda y rápidamente durante 3 minutos o exponerlo a una luz intensa que destella.

  6. Generalmente, a este estudio lo realiza un técnico especializado en electroencefalogramas y puede tardar entre 45 minutos y 2 horas.

  7. Si lo evalúan por un trastorno del sueño, el electroencefalograma puede hacerse mientras usted está dormido.

  8. Si es necesario controlarlo durante más tiempo, también pueden internarlo en el hospital para un control electroencefalográfico prolongado (electroencefalograma de 24 horas).

  9. En los casos en que no es posible realizar un control prolongado con internación, su proveedor puede considerar la posibilidad de que se someta a un electroencefalograma ambulatorio.

¿Qué sucede después de un electroencefalograma?

Una vez realizada la prueba, se retirarán los electrodos y se lavará el pegamento con agua tibia, acetona o agua de hamamelis para quitarlo. En algunos casos, tal vez deba lavarse el cabello nuevamente en su casa.

Si tomó sedantes para la prueba, quizás deba descansar hasta que desaparezca su efecto. Necesitará que alguien lo lleve de regreso a su casa.

Es posible que la piel donde se colocaron los electrodos esté irritada o enrojecida, pero estos efectos desaparecerán al cabo de algunas horas.

Su proveedor de atención médica le dirá cuándo puede volver a tomar los medicamentos que suspendió antes de la prueba.

Su proveedor puede darle instrucciones complementarias o alternativas después del procedimiento, según su situación específica.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse a la prueba o al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Luc Jasmin MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 5/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.