Requisitos nutricionales para un niño con cáncer

La importancia de la buena nutrición

La buena nutrición es fundamental para un niño que está en tratamiento contra el cáncer. Generalmente, los niños con cáncer no tienen demasiado apetito por uno o varios de los siguientes motivos:

  • El entorno del hospital

  • Los efectos secundarios de la quimioterapia o la radioterapia

  • Depresión

  • El dolor al comer

  • Los cambios en la percepción de los sabores

  • Los efectos secundarios de los medicamentos

  • Náuseas, vómitos y diarrea

La mala nutrición contribuye al crecimiento deficiente. Si un niño con cáncer recibe una buena nutrición, tiene más probabilidades de lo siguiente:

  • Tolerar mejor la quimioterapia o la radioterapia y con menos efectos secundarios

  • Curarse más rápido

  • Crecer y desarrollarse

  • Mejorar su calidad de vida

Dietas especiales para los niños con cáncer

Es habitual que los niños con cáncer necesiten más calorías y proteínas. Las proteínas son necesarias para crecer y para ayudar al cuerpo en su proceso de curación. La ingesta de la cantidad suficiente de calorías puede ayudar al cuerpo a crecer, curarse y evitar la pérdida de peso. Si su hijo tiene dificultades para ingerir la cantidad suficiente de calorías y proteínas, el proveedor de atención médica o el nutricionista pueden sugerirle que le dé comidas con alto contenido calórico y proteico, como huevos, leche, mantequilla de maní y queso.

A veces, incluso cuando se les sirven alimentos con alto contenido de calorías y proteínas, los niños con cáncer no tienen deseos de comer mucho. Son pocas las veces en que es necesaria la alimentación con sonda para ayudar a que el niño reciba la nutrición suficiente o para prevenir la desnutrición. Esta requiere la introducción de un pequeño tubo (sonda nasogástrica o NG) a través de la nariz que baja por el esófago y llega al estómago. A través de esta sonda, es posible darle al niño una fórmula o un suplemento ricos en calorías. Esto puede ayudar a promover el crecimiento y el desarrollo adecuados.

A veces, los niños que reciben tratamiento contra el cáncer necesitan nutrición parenteral total (NPT) para satisfacer sus necesidades nutricionales. La NPT es una combinación especial de glucosa, proteína, grasa, vitaminas y minerales que se administran a través de una vía intravenosa. Muchas personas llaman a este procedimiento “alimentación intravenosa”. La NPT proporciona los nutrientes que su hijo necesita cuando no puede ingerirlos o absorberlos de los alimentos. Normalmente, la solución de NPT se administra durante varias horas cada día. Si bien puede parecer fácil, el uso prolongado de la NPT puede causar efectos secundarios, y no hay nada mejor que la ingesta de alimentos y calorías a través del estómago, siempre que sea posible.

En ocasiones, después de la quimioterapia, los recuentos de sangre pueden ser bajos. Durante estos períodos, el equipo de atención médica puede sugerir que no se consuman ciertos alimentos, como verduras crudas y carnes de res poco cocidas. Asegúrese de hablar con su equipo de atención médica sobre las restricciones especiales en la dieta.

Cómo controlar los efectos secundarios del tratamiento y mantener la nutrición correcta

El tratamiento contra el cáncer de su hijo puede causar efectos secundarios que hacen que sea difícil consumir la cantidad suficiente de alimentos. Estos son algunos de los efectos secundarios frecuentes e ideas para su control.

Falta de apetito

  • Intente darle al niño pequeñas porciones de comida y bocadillos más pequeños con mayor frecuencia.

  • Intente cambiar la hora, el lugar y el entorno de las comidas.

  • Permítale al niño ayudar con las compras y la preparación de las comidas.

  • Ofrézcale comidas y bocadillos con alto contenido de calorías y proteínas.

  • No obligue a su hijo a comer. Esto puede aumentar su falta de apetito.

  • Transforme el horario de las comidas en un momento feliz.

Llagas en la boca

  • Ofrézcale alimentos blandos, fáciles de masticar.

  • No permita que el niño coma alimentos que irritan la boca, entre ellos, los siguientes:

    • Cítricos o jugos de cítricos (naranja, mandarina, pomelo o toronja)

    • Comidas picantes o saladas

    • Alimentos duros, ásperos o secos (verduras crudas, galletas, pretzels, patatas fritas, tostadas)

  • Corte los alimentos en trozos pequeños.

  • Sirva las comidas frías o a temperatura ambiente. Las comidas calientes pueden irritar la boca y la garganta.

  • Utilice una licuadora para que las comidas queden más blandas y sea más fácil masticarlas.

  • Agregue salsas o cremas a las comidas para que sea más fácil tragarlas.

Cambios en la percepción de los sabores

  • Ofrézcale a su hijo comidas saladas o condimentadas.

  • Póngale a la comida condimentos saborizados.

  • Marine las carnes de res en jugos de frutas, salsa teriyaki o aderezo italiano.

  • Intente servirle los alimentos a diferentes temperaturas.

  • Ofrézcale comidas que sean atractivas y huelan bien.

  • Mantenga limpia la boca del niño con enjuagues y cepillado.

Boca seca

  • Intente darle al niño comidas y bebidas dulces o ácidas, como la limonada (salvo que las llagas en la boca sean un problema).

  • Ofrézcale caramelos duros, paletas heladas, trocitos de hielo o chicle.

  • Ofrézcale alimentos más blandos que pueden ser más fáciles de tragar.

  • Póngale al niño un protector labial para mantener húmedos sus labios.

  • Ofrézcale pequeños sorbos de agua con frecuencia.

  • Ofrézcale alimentos con mayor contenido de líquido.

Náuseas y vómitos

  • Intente darle a su hijo alimentos fáciles de digerir, como líquidos transparentes, gelatina, tostadas, arroz, cereales secos y galletas.

  • Evite los alimentos fritos, grasosos, muy dulces, picantes, calientes o de sabores fuertes.

  • Ofrézcale pequeñas porciones de comida con frecuencia.

  • Ofrézcale sorbos de agua, jugos, bebidas deportivas u otras bebidas a lo largo del día.

Diarrea

  • Intente evitar los alimentos con alto contenido de fibra, entre ellos:

    • Frutos secos y semillas

    • Granos integrales

    • Frijoles y chícharos secos

    • Frutas y verduras crudas

  • Intente limitar los alimentos grasosos, aceitosos o fritos.

  • Limite los alimentos que producen gases, por ejemplo:

    • Frijoles

    • Coliflor

    • Brócoli

    • Repollo

    • Cebollas

  • Ofrézcale pequeñas porciones de comida y líquidos con frecuencia durante el día.

  • Limite la leche y los productos lácteos si la intolerancia a la lactosa es un problema.

  • Ofrézcale gran cantidad de líquidos durante el día.

Estreñimiento

  • Ofrézcale alimentos con alto contenido de fibra, por ejemplo:

    • Panes y cereales integrales

    • Frutas y verduras crudas

    • Pasas de uva y ciruelas pasas

  • Haga que beba muchos líquidos. A veces, las bebidas calientes son de ayuda.

  • Mantenga la cáscara o la piel de las verduras al cocinarlas.

  • Agregue salvado o germen de trigo a las comidas, por ejemplo, a los guisos, cereales o panes caseros.

Caries

  • Use un cepillo de dientes con cerdas suaves y lleve a su hijo al dentista con regularidad.

  • Si al niño le duelen las encías y la boca, promueva los enjuagues bucales con agua tibia.

  • Aliente al niño a que se cepille suavemente los dientes después de las comidas y de comer dulces.

  • Limite los alimentos que se pegan a los dientes, como los caramelos de leche, los caramelos masticables, las gomitas o las barras dulces pegajosas.

El tratamiento contra el cáncer puede ser difícil para cualquier persona, independientemente de su edad. Los cuidados paliativos (tratamiento de los efectos secundarios o los síntomas de la enfermedad) suministrados por el equipo de atención médica del niño pueden facilitar los aspectos del tratamiento relacionados con la nutrición. Las sugerencias para crear un ambiente centrado en el niño, en el que se preparen refrigerios sabrosos con alto contenido calórico, y las posibles alternativas para la nutrición por vía oral son parte de los cuidados paliativos incluidos en el tratamiento contra el cáncer.

Cada niño es diferente, y cada uno tolera el tratamiento de forma distinta. El proveedor de atención médica y el equipo de atención médica de su hijo analizarán cuál es el método más adecuado de promover la nutrición sana durante el tratamiento del niño.

Revisor médico: Adam Levy MD
Revisor médico: Pat F Bass MD MPH
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 11/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.