La actividad física durante el embarazo

Hacer actividad física con regularidad durante el embarazo a menudo puede ayudar a aliviar las molestias físicas y, además, ayudar con la recuperación después del nacimiento del bebé. De todas formas, hable con su proveedor de atención médica o su partera antes de comenzar un programa de actividad física.

La actividad física puede ser especialmente beneficiosa para las mujeres con diabetes gestacional. El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) afirma que las mujeres que se ejercitan y están en buen estado físico antes del embarazo pueden seguir haciendo actividad física durante todo el embarazo de manera segura. Las mujeres que no hicieron actividad física antes del embarazo o que tienen complicaciones de salud o durante el embarazo deben hablar con su proveedor de atención médica o su partera antes de empezar cualquier programa de ejercicio físico durante el embarazo.

Dos madres caminando con cochecitos para correr

El proveedor de atención médica o la partera deben evaluar a todas las mujeres antes de que comiencen o continúen con un programa de actividad física en el embarazo.

Si tiene cualquiera de estas afecciones, puede que no sea seguro hacer ejercicio físico:

  • Trabajo de parto prematuro en este embarazo o en embarazos anteriores

  • Sangrado vaginal

  • Problemas del cuello uterino

  • Pérdida de líquido amniótico

  • Falta de aliento

  • Mareos o desmayos

  • Disminución de la actividad fetal u otras complicaciones

  • Aumento de la frecuencia cardíaca (taquicardia), aunque la frecuencia cardíaca suele ser más rápida en las embarazadas 

  • Ciertos problemas de salud, como presión arterial alta o enfermedades cardíacas

No haga estos ejercicios físicos durante el embarazo

A continuación se mencionan algunos ejercicios que no debe hacer mientras está embarazada:

  • Andar a caballo.

  • Esquí acuático.

  • Bucear.

  • Esquí de altura.

  • Deportes de contacto.

  • Cualquier ejercicio que pueda ocasionar una caída grave.

  • Ejercicios boca arriba después del primer trimestre. Esto es porque disminuye el flujo sanguíneo al útero.

  • Ejercicio físico intenso si el clima está húmedo o caluroso. Las embarazadas no pueden deshacerse del calor extra.

  • Ejercicio físico que le hace aguantar la respiración. Esto puede aumentar la presión en el abdomen.

Revisor médico: Daniel N Sacks MD
Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather Trevino
Última revisión: 9/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.