La nutrición durante el embarazo

La importancia de una buena nutrición durante el embarazo

Se necesitan alrededor de 300 calorías adicionales por día para que el embarazo sea saludable. Estas calorías deben obtenerse de una dieta equilibrada que incluya proteínas, frutas, verduras y granos integrales. Debe mantener al mínimo los dulces y las grasas. Una dieta sana y bien equilibrada durante el embarazo la ayudará a reducir algunos síntomas, como las náuseas y el estreñimiento.

La Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) recomienda los siguientes elementos clave para un estilo de vida saludable durante el embarazo:

  • Aumentar la cantidad adecuada de peso

  • Seguir una dieta equilibrada

  • Haga ejercicio con regularidad

  • Tomar vitaminas y minerales, según se lo indique su proveedor de atención médica

 

El consumo de líquidos también es un aspecto importante de una alimentación saludable durante el embarazo. Obtendrá los líquidos necesarios si bebe unos 8 vasos de agua por día. Hable con su proveedor de atención médica acerca de limitar la cafeína y los endulzantes artificiales. No beba alcohol durante el embarazo.

Además, evite los siguientes alimentos:

  • Leche no pasteurizada y alimentos hechos con leche no pasteurizada

  • Quesos blandos, incluido el feta, el blanco y fresco, el Camembert, el brie o los quesos azules (a menos que estén etiquetados como “hechos con leche pasteurizada”)

  • Perros calientes y embutidos, a menos que se los cocine hasta que estén bien cocidos y calientes antes de servirlos 

  • Paté refrigerado y otras pastas derivadas de la carne

  • Mariscos ahumados refrigerados

Además, siga estas recomendaciones generales de seguridad alimentaria:

  • Lave. Enjuague bien con agua corriente todos los productos crudos antes de comerlos, cortarlos o cocinarlos.

  • Limpie. Lave las manos, los cuchillos, las encimeras y las tablas para cortar después de manipular y preparar alimentos crudos.

  • Evite. Los mariscos, los huevos o la carne crudos o poco cocidos. No coma sushi hecho con pescado crudo (el sushi cocido es seguro). 

  • Cocine. Debe cocinar la carne de res, de cerdo y de ave a una temperatura interna segura. Revísela con un termómetro para alimentos.

  • Enfríe. Refrigere adecuadamente todos los alimentos perecederos.

¿Por qué es importante el ácido fólico?

El Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos recomienda que todas las mujeres en edad fértil consuman 400 microgramos (0.4 mcg) de ácido fólico todos los días. El ácido fólico es un nutriente que se encuentra en algunas verduras de hoja verde, la mayoría de las bayas, frutos secos, frijoles, cítricos, cereales fortificados y algunos suplementos vitamínicos. Tomarlo puede ayudar a reducir el riesgo de que el bebé tenga anomalías congénitas (defectos de nacimiento) en el cerebro y la médula espinal (llamados defectos del tubo neural). Estos defectos pueden producir diversos grados de parálisis, incontinencia y, en ocasiones, discapacidad intelectual.

El ácido fólico es especialmente útil durante los primeros 28 días después de la concepción. En este período es cuando se produce la mayoría de los defectos del tubo neural. Lamentablemente, muchas mujeres no se dan cuenta de que están embarazadas antes de los 28 días. En lo posible, debe empezar a consumir ácido fólico antes de la concepción y continuar durante todo el embarazo. Su proveedor de atención médica le recomendará la cantidad adecuada de ácido fólico que necesita.

La mayoría de los proveedores de atención médica receta un suplemento prenatal antes de la concepción, o poco después, para asegurarse de que se satisfagan las necesidades nutricionales de la mujer. Sin embargo, el suplemento prenatal no reemplaza a una dieta sana.

Revisor médico: Daniel N Sacks MD
Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather Trevino
Última revisión: 10/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.